En este método de tratamiento, el fisioterapeuta usa un elemento externo para ayudarlo en su tratamiento manual: los ganchos. Estos instrumentos presentan diferentes formas para poder adaptarse mejor a la anatomía de la región a tratar.  Con su uso buscamos diferntes  objetivos:
  • Efecto reflejo inhibitorio, lo que mejora la relajación del tejido
  • Trabajar los tabiques intermusculares. Se trata de regiones fasciales que separan dos estructuras musculares, con el gancho nos ayudamos a movilizarlas y evitar la presencia de adherencias, o romper las ya existentes.
  • Alcanzar zonas de mayor profundidad, al mover o deslizar una estructura superficial sobre otra más profunda, conseguimos que la profunda también mejore su capacidad de deslizamiento.
  • Trabajar zonas de menor diámetro. Usando ganchos más pequeños logramos estimular el tejido de estructuras de acceso más difícil para la mano.
  • Aumentar la flexibilidad de la piel realizando técnicas de deslizamiento cutáneo.
  • Aumentar el trofismo en la zona: por el efecto del gancheo se aumenta la circulación local.
Con estos instrumentos, que tienen diferentes formas para adaptarse mejor a la anatomía de la región a tratar, se busca alcanzar tejidos que están a mayor profundidad

_DSC7550

_DSC7549