hernia-discal

Hernia discal: Lo que tienes que saber

descarga

¿QUÉ ES EL DISCO INTERVERTEBRAL?

Nuestra columna se compone de 33 vértebras: Las sacras se fusionan y forman el sacro, y lo mismo sucede a nivel de cóccix. Las  7 cervicales, 12 dorsales Y 5 lumbares, son independientes, y entre ellas, existen unas estructuras gelatinosas: los discos intervertebrales. Su función principal es la de amortiguar las fuerzas que llegan a la columna, permitiéndole  a su vez flexibilidad y movilidad. Imaginad este disco como un huevo frito, la yema sería el núcleo pulposo, y la clara el anillo fibroso.

 

¿QUÉ ES UNA HERNIA DISCAL?

 La función del anillo es la de mantener en su sitio al núcleo pulposo, si se desgasta y sufre una fisura, el núcleo se desplaza hacia fuera de forma lateral o posterior, pudiendo comprimir una raíz nerviosa o la médula espinal.

Si la invasión y la rotura es parcial, se trataría de una protrusión discal; y si es completa, estaríamos hablando de una hernia.

 

¿QUÉ PROVOCA  LA FORMACIÓN DE HERNIAS DISCALES?

La aparición de una patología discal está relacionada muchas veces a una mecánica incorrecta de la columna vertebral, como sería:

  • 19.carmen.biomecanica y anatomia de la columna dorsal y lumbar 2La falta de tono muscular en aquellos músculos relacionados con el mantenimiento de la postura: abdominales, paravertebrales, suelo pélvico, etc

  • Alteración postural en la que la persona presenta disminuidas las curvas cervicales o lumbares (rectificación lumbar o  cervical). Estos trastornos aumentan la probabilidad de padecer patología discal por el siguiente motivo: Imaginaos que sostenéis un sobre  cerrado de mayonesa, y que entre las dos manos lo presionáis alternativamente, de modo que la mayonesa va de un extremo a otro. Pero si hiciéramos una presión constante y vigorosa hacia un sólo extremo, mantenida en el tiempo, la mayonesa acabaría por salir fuera del sobre, ¿no?. Pues cuando hay una rectificación en la columna lumbar o cervical, esto es lo que sucede, ya que se mantiene de forma constante una presión en el disco, que la invita a herniarse.

 

 

LUMBALGIA Y SU RELACIÓN CON LAS HERNIAS DISCALES

El dolor lumbar crónico, es a nivel de patología músculo esquelética, lo más analizado, estudiado y revisado que hay, puesto que se trata de una de las causas más comunes de baja laboral y de dolor incapacitante en el mundo occidentalizado. Sin embargo, todavía no hay una causa única y común, ni un tratamiento milagroso que sirva para todo el mundo.

Esto es así  porque en estos cuadros intervienen múltiples factores: nivel de tono y fuerza muscular, contracturas,  actitudes posturales, alimentación, tabaquismo, sedentarismo, estrés,  etc.

Es por eso que un diagnóstico de lumbalgia o lumbago sólo hace alusión a la etimología de la palabra: lumb- de lumbar y -algia que significa dolor. Actualmente se abusa del diagnóstico por imagen (radiografías, resonancias magnéticas, etc.), cuando estas son pruebas C O M P L E M E N T A R I A S, que deberían ser solicitadas después de haber hecho una entrevista y una exploración física al paciente. Y en caso de ser necesario, solicitarlas, y no usarlas para diagnóstico; entre otros motivos, porque la evidencia nos dice que eso que se creía hernia = dolor lumbar, podría ser falso.

En recientes estudios, donde se explora con resonancia magnética  a un grupo homogéneo de población que no padece dolor lumbar, se observa la existencia de un gran porcentaje de casos que presentan hernias y protrusiones discales.  Por lo que el hallazgo de una de estas lesiones  en un paciente con dolor de espalda puede ser casual, sin tener por qué ser si o si el origen de su dolor lumbar.

Hallazgos-Resonancia

En este gráfico de Campbell y Colvin del 2013 (Management of Low Back Pain), que ya había compartido en Pilates Core, se ve muy bien lo que os decía: un elevado porcentaje de personas que nunca han padecido dolor lumbar, y la presencia de lesiones discales (que aumentan con los años).

Más estudios al respecto:

Kovacs, Arana 2012.

 Maureen C. Jensen, Michael N. Brant-Zawadzk 1994

 

TRATAMIENTO: ¿CIRUGÍA O FISIOTERAPIA?

La neurocirugía podría ser necesaria si  el disco comprime al nervio raquídeo y  no existe mejoría con tratamiento conservador.

Si comprime la médula el cuadro sería mucha más grave,  por lo que si la intervención quirúrgica es posible, esta sería la primera opción,y después habría que realizar una correcta rehabilitación que mejore la mecánica de la espalda para evitar recidivas y las secuelas de una posible fibrosis.

La sintomatología en estos casos de afectación neurológica serían: dolor intenso con un recorrido lineal bien definido, debilidad importante, pérdida de reflejos y alteraciones sensitivas.

¿Tú tienes un disco intevertebral lesionado? No te asustes, la compresión de un nervio raquídeo o de la médula son casos extremos y menos frecuentes; la mayor parte de la población que tiene patología discal no necesita operarse porque no hay compromiso nervioso. Y es que aunque sientas cierta pérdida de fuerza o alteración de la sensibilidad cutánea, esto puede ser debido a un problema músculo esquelético, vamos, a una contractura que está afectando a la correcta conducción nerviosa. Por lo que la mayoría de los pacientes con dolor lumbar, asociado o no a patología discal,  se resuelven con tratamiento conservador. Este sería analgésicos para controlar el dolor agudo, y una correcta intervención de fisioterapia, donde el profesional experimentado y formado valora los tejidos que están implicados en el proceso.

Espero que esta entrada os haya ayudado a entender un poco más esta patología y también a perderle el miedo.

cropped-IMG_20150923_111453_2241.jpg

 

La fisioterapia no da años a la vida, da vida a los años

Comparte esta entrada: Share on FacebookTweet about this on Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR